Editorial

(c) Diseño de portada - Paula Pappalardo



Número 133

QUERIDOS PASAJEROS:



¡¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS Nº 15!!!!



Sí … podría decirse que nuestro trencito ya  es “adolescente”. Y esta maquinista es la primera sorprendida de la perduración y el alcance que ha tenido esta iniciativa. Y, como siempre, vuelvo a agradecer a escritores y lectores que siempre me acompañan en este hermoso camino.



Y como de cumple estamos, quisiera comenzar el viaje recordando a uno de los grandes de nuestra poesía latinoamericana: PABLO NERUDA. Estuve releyendo su libro “LOS VERSOS DEL CAPITÁN” y decidí que quería compartir con ustedes algunos de los bellísimos poemas de esta obra. Aquí van:



EN TI LA TIERRA



Pequeña

rosa,

rosa pequeña,

a veces,

diminuta y desnuda,

parece

que en una mano mía

cabes,

que así voy a cerrarte

y llevarte a mi boca,

pero

de pronto

mis pies tocan tus pies y mi boca tus labios,

has crecido,

suben tus hombros como dos colinas,

tus pechos se pasean por mi pecho,

mi brazo alcanza apenas a rodear la delgada

línea de luna nueva que tiene tu cintura:

en el amor como agua de mar te has desatado:

mido apenas los ojos más extensos del cielo

y me inclino a tu boca para besar la tierra.





EL ALFARERO



Todo tu cuerpo tiene

copa o dulzura destinada a mí.



Cuando subo la mano

encuentro en cada sitio una paloma

que me buscaba, como

si te hubieran, amor, hecho de arcilla

para mis propias manos de alfarero.



Tus rodillas, tus senos,

tu cintura

faltan en mí como en el hueco

de una tierra sedienta

de la que desprendieron

una forma,

y juntos

somos completos en un solo río,

como una sola arena.





EL VIENTO EN LA ISLA



El viento es un caballo:

óyelo como corre

por el mar, por el cielo.



Quiere llevarme: escucha

como recorre el mundo

para llevarme lejos.



Escóndeme en tus brazos

por esta noche sola,

mientras la lluvia rompe

contra el mar y la tierra

su boca innumerable.



Escucha como el viento

me llama galopando

para llevarme lejos.



Con tu frente en mi frente,

con tu boca en mi boca,

atados nuestros cuerpos

al amor que nos quema,

deja que el viento pase

sin que pueda llevarme.



Deja que el viento corra

coronado de espuma,

que me llame y me busque

galopando en la sombra,

mientras yo, sumergido

bajo tus grandes ojos,

por esta noche sola

descansaré, amor mío.





EL HIJO



Ay hijo, sabes, sabes

de dónde vienes?



De un lago con gaviotas

blancas y hambrientas.



Junto al agua de invierno

ella y yo levantamos

una fogata roja

gastándonos los labios

de besarnos el alma,

echando al fuego todo,

quemándonos la vida.



Así llegaste al mundo.



Pero ella para verme

y para verte un día

atravesó los mares

y yo para abrazar

su pequeña cintura

toda la tierra anduve,

con guerras y montañas,

con arenas y espinas.



Así llegaste al mundo.



De tantos sitios vienes,

del agua y de la tierra,

del fuego y de la nieve,

desde tan lejos caminas

hacia nosotros dos,

desde el amor terrible

que nos ha encadenado,

que queremos saber

cómo eres, que nos dices,

porque tú sabes más

del mundo que te dimos.



Como una gran tormenta

sacudimos nosotros

el árbol de la vida

hasta las más ocultas

fibras de las raíces

y apareces ahora

cantando en el follaje,

en la más alta rama

que contigo alcanzamos.



                     del libro “LOS VERSOS DEL CAPITÁN”





Con la amorosa música de Pablo sonando en nuestros oídos el trencito emprendió la marcha rumbo a nuestra vecina provincia de San Luis. Que allí nos aguardaba un nuevo pasajero: JERÓNIMO CASTILLO. Nació en Luján de Cuyo (Mendoza) el 30 de septiembre de 1943. Hijo único, a los once años vino a SAN LUIS donde reside. Estudió en el Colegio “Don Bosco” hasta tercero y luego culminó en la nocturna del ex Colegio Nacional, hoy “Juan Crisóstomo Lafinur”. Influido por los salesianos, Castillo estrofa su música interior desde la adolescencia y a los 30 publicó su primer libro. Desde entonces alumbró 18 más. Su última obra editada este año se llama “Pensador furtivo” y contiene sonetos. Muchas de sus publicaciones están también en formato digital. Padre de tres hijos, casado con Clelia hace 48 años, y jubilado, el escritor acaba de recibirse en el pasado mes de Abril como abogado, en la Universidad Nacional de San Luis, sede Villa Mercedes. Ha sido además compilador, columnista, colaborador, conductor radial y jurado literario. Escribió para revistas de Chile, Perú, Estados Unidos, Venezuela, Cuba, entre otros países. Aparte de trabajar en tres bancos y, durante 22 años, en diferentes áreas del Gobierno puntano, Castillo fue administrativo de una bodega vitivinícola, camionero, y su primer pago lo recibió como peón de pico y pala en una empresa vial. Permanentemente publica en revistas virtuales de España, del sur de Estados Unidos, México, Venezuela, la costa del Pacífico y de Argentina, por supuesto. Libros Publicados "PÓRTICO" (Sonetos) 1975, Ediciones Subcomisión de Cultura del Club del Personal del Banco de Mendoza. "TESTIMONIO AMERICANO" (Sonetos) 1989, Edición del Ministerio de Hacienda y Obras Públicas de San Luis. "MINOTAURO" (Poesías) Edición del I.C.C.E.D.- Diario de la República, San Luis 1994. "CORAZÓN DE PUMA" (Poesías) Editorial PAYNE S.A, San Luis 1997. “ANTOLOGÍA POÉTICA DE SAN LUIS”, Tomo I, Ediciones ICCED, San Luis1993. “ANTOLOGÍA POÉTICA DE SAN LUIS”, Tomo II, Ediciones ICCED, San Luis 1994. "RÍO QUINTO - Problemática y Soluciones" (histórico-documental - co-autor con Carlos J.A. Sergnese) 2000. Edición Gobierno de la Provincia de San Luis. “VECINDAD CERRIL” (Poesías) 2001 Edición Gráfica Pellegrino, San Luis 2001. “HORCÓN” (Poesías) 2001 Edición del autor. “LEÍ TU LIBRO” (Comentarios bibliográficos) Ediciones “El Biguá”, San Luis, 2003. “ANTOLOGÍA DEL AMOR”, Ediciones “El Biguá”, San Luis 2004. “ANTOLOGÍA DEL VINO”, Ediciones “El Biguá”, San Luis 2004. “ANTOLOGÍA HOMENAJE AL XV ENCUENTRO DEL MUNDO DE LA CULTURAla Serena, Coquimbo, Chile, 25 al 30 de octubre de 2010 – Sociedad de Escritores de Chile, Filial Gabriela Mistral” Coautoría con Roselvira Soda, Ediciones El Biguá”, San Luis, 2011. “FINAL DE SINFONÍA”, (Cuentos) Ediciones “El Biguá”, San Luis, 2012. Otras publicaciones: "EN BUSCA DE LA INTEGRACION AMERICANA" (ensayo) 1995 Adhesión a la Reunión Cumbre de Presidentes del Mercosur. Antologías donde fue incluido: "POESIAS" Antología por concurso, 1979, Comuna de Tupungato, Mendoza. "26 SONETOS - PLAZA DE LOS POETAS - JOSE PEDRONI", Antología por concurso, 1980,  Comuna de Acebal, Santa Fe. "EL SONETO HISPANOAMERICANO" Ediciones del Fondo Editorial Bonaerense - La Plata, 1984. "LIBRO ANTOLÓGICO DE LA POESÍA ARGENTINA" Selección de Editorial CLAVE, en 1985. "CÍRCULO DE LOS POETAS LUNFARDOS", Publicación del VII Certamen Poético Rioplatense e II Hispanoamericano, 1991. “ESTE CANTO ES AMÉRICA”, La Rioja, 1993. “PRESENCIA DE BOLÍVAR EN LA POESÍA, Caracas, Venezuela, 2003, con “Soneto de Simón Bolívar”. EL VINO CÓSMICO,  Ediciones Frente de Afirmación Hispanista, A.C. – México 2003. ANTOLOGÍA DE SONETOS DEDICADOS AL QUIJOTE – NORTE – Revista Hispano-Americana. Cuarta Época N° 447/448 – México – 2005 “EL VINO”, Río Negro, Argentina. 2005 con “Cata del Vino Nuevo y Anochecer Poético”. “PENSAMIENTOS LITERARIOS PARA LA PAZ, Primera Antología Nacional e Internacional para la Paz, Edición IFLAC-PAZIFLAC, Foro Internacional para una literatura y una cultura de la paz en Argentina y Sudamérica, Villa Carlos Paz, Córdoba, Argentina, 2011. Nos trae hoy sonetos de su último libro “Pensador furtivo”. Tuve que elegir algunos, por cuestiones de espacio, y espero que los disfruten tanto como yo.




EL PRINCIPIO



¿Qué fue primero si la idea vino

 desde un principio con la fuerza innata

 a rebatir lugar, conditio y data

 de nuestra esencia, y más, nuestro destino?



Primero fue, parece desatino,

el trazo inmarcesible y sin errata

 que acompaña lo humano como grata

 guía ancestral de génesis divino.



A partir de ese entonces se proyecta

indiluible página de genes

hacia el cenit en una línea recta.



Y en estos devaneos de vaivenes

el animal ante la luz se erecta

poseso de la idea entre sus bienes.





PENSADOR FURTIVO



Para escribir en cosas que el oficio

 le presta la herramienta al intelecto,

busca en la senda su mejor trayecto

que siempre está distante del inicio.



Pudiera ser que alguno el ejercicio

lo acerque a la verdad como proyecto,

pero hallar el camino hacia el directo

haz de la idea ya no es tan propicio



Cuando la luz del pensamiento exige

sumarse, demostrando sumo tino,

a ley con que la búsqueda se rige,



se habrá cumplido inexorable sino

en quien furtivo en pensador se erige,

aceptando en su tránsito el destino





TRIUNFO



Búsqueda y luz por siempre conjugadas,

la una por la otra en desencuentro,

impelen los afanes desde el centro

de la mano del hombre en sus jornadas.



Las tinieblas se han visto rechazadas

por la guía que surge del encuentro

de la luz que tan sólo desde adentro

puede hallar el tesón de las miradas.



Pero en esta faena no está solo

quien pretende alcanzar tal utopía

en la lucha del uno al otro polo.



Hay amor, comprensión, la luz del día

que bondad le regala, y que enarbolo

cual pendón de la humana jerarquía.





NUNCA PERDIDO



Cada vez que recuerdo la caricia

que ayer tu mano dibujó en mi mano,

sufro el mismo delirio. El altozano

permite remembrar esta delicia.



Nada me dice que será justicia

repetir el instante, porque en vano

amor he de buscarlo soberano

hasta que al fin de nuevo sea noticia.



Cuando inunde mis poros como antaño,

toda la piel, y el corazón henchido

olvide su coraza de ermitaño,



sabré que estuvo sólo adormecido

entre el amor, cordero del rebaño,

aunque pensé que ya se había perdido





MIRÁNDOTE



Sólo mirar tus ojos para amarte

desde un punto galáctico, lejano,

perdiendo la mirada en ese vano,

desconcertado sin poder hallarte.



Confieso que no puedo ilusionarte

porque al vacío tu mirar arcano

dirige sus pupilas sobre el llano

que está detrás de mí, o en otra parte.



Siempre obrará mi corazón ausente

de tu conciencia donde vives sola,

sin entender lo mucho que se siente.



Dirás acaso que cual caracola

ama la espuma de aquel mar silente,

que la ignora aunque besa con su ola





TE ESCRIBIRÉ UN POEMA



Te escribiré un poema cada día

para que tengas cerca de tu almohada

donde lo terso de la piel mojada

con lágrimas me diga tu alegría.



Te escribiré un poema en lejanía

para endulzar la voz de la alborada,

cuando la noche se diluye en nada

dándole a la mañana lozanía.



Te escribiré un poema porque siento que

estarán a la espera tus sonrojos

al recibir las líneas de mi aliento.



Te escribiré porque amo de tus ojos

la caricia tan leve como el viento

que mece en tu jardín claveles rojos





ATARDECE



Cuando la tarde hacia el poniente mira

porque la luz se marcha con el paso

del astro rey, que busca ya el ocaso

donde su diario caminar expira,



entre los cerros la pupila admira

el quieto lago de bullicio escaso

junto al entorno del que en este caso

nos da la paz que intensa se respira.



Se llena de penumbra la montaña

y lanza la lechuza su chistido

quebrándole el silencio a la cabaña.



El cobertor que brinda cada nido

en que al pichón casal ya lo acompaña,

completa el decorado atardecido.





AMIGA



Porque me diste el tiempo y el motivo

de enamorar mi oído con tu risa

que como una ritual antigua misa

rezó en mi intimidad su corte esquivo,



porque con tu palabra al ser que vivo

fuiste indagando leve y en precisa

inquisitoria armada, tan de prisa

me regalaste dulce y sensitivo



el corazón de amiga que se expande

con la grandeza del sentir sereno,

diciéndome cuánto es su amor de grande,



debo aceptar el gesto tan ameno

en que uncido a tu paso el mío ande

y en lazos de amistad se sienta pleno.



Nos despedimos de Jerónimo y de los amigos puntanos y la locomotora puso rumbo a la Cordillera, pues en la ciudad de CATAMARCA nos esperaba una querida amiga: ANALÍA PASCANER. Nacida en Buenos Aires, actualmente reside en la ciudad de CATAMARCA. Estudió Psicología en la Universidad de Buenos Aires. Es profesora de piano y se dedicó a la enseñanza cuando vivía en Buenos Aires. En Catamarca concurrió a un taller de narrativa e integró un grupo literario. Tuvo a su cargo la dirección de la primera revista virtual de su provincia. Desde noviembre de 2006 es editora y directora de la revista digital "CON VOZ PROPIA", emprendimiento independiente de difusión de literatura clásica y contemporánea. Participó con lectura de textos propios y de otros autores en todos los cafés literarios realizados en la ciudad de Catamarca, en recitales poéticos-musicales en Feria del Libro de Catamarca y Feria del Libro de La Rioja, en diversos homenajes realizados a escritores catamarqueños. En mayo de 2008 participó –a distancia- en la mesa redonda de Archivos del Sur (de revistas digitales), realizada en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, con la coordinación de la periodista y escritora Araceli Otamendi (directora de la revista digital Archivos del Sur).Publicó algunos de sus cuentos en las Antologías 'Escritos en La Cueva' (2003, 2004 y 2005), y el libro 'La Noticia',perteneciente a la Colección de literatura infanto-juvenil La Cueva (2005). Sus cuentos y relatos son leídos en algunos programas radiales y publicados en revistas digitales: Isla Negra, El Ciruja, La Bodega del Diablo, Literarte, Letras en el Andén, La Máquina de Escribir, Poemas en Añil, Archivos del Sur, Axxón, Revista Almiar, Artesanías Literarias y en diversos sitios literarios de la web. Colabora con radios y publicaciones virtuales y en papel, en diversos proyectos literarios. Se desempeña como correctora de textos." Aquí nos trae un cuento, nostálgico y duro.








UNA SOLA PALABRA





El sol la encuentra meciéndose suavemente, una dulce sonrisa ilumina su rostro. Mágicamente regresa a su niñez, época de oro en que sólo a ella se le permitía hamacarse en la mecedora de esterilla de la abuela. Cuánto la complacía esa mujer de cabellos plateados, mirada tierna, voz cadenciosa y manos repletas de caricias y galletas recién horneadas.

La cirugía fue sencilla, ella está animada y aprovecha para disfrutar de un descanso en esa habitación confortable.

Se abre la puerta y entra él.

Disfruta de la compañía de este hombre de edad mediana, impecable chaquetilla blanca, cuerpo atlético, aire seductor, con algunas canas que lo muestran más interesante aún.

Se saludan afablemente, charlan unos minutos. Él pregunta donde está el informe. Ella señala una mesa y aguarda despreocupada, se mece suavemente y piensa en su niñez.

Manos pulcras abren un sobre cuidadosamente cerrado. Sus ojos quedan fijos demasiado tiempo, su mirada clavada en el papel.

La joven mujer sigue balanceándose y otra vez es pequeña. Rememora la suavidad de las caricias, la ternura de la mirada, el aroma de las galletas, escucha a su abuela llamándola por su nombre.

La voz del médico la trae a la realidad, le dará el alta y retomará su vida habitual. Sin embargo algo extraño sucede: él juguetea nerviosamente con ese pequeño papel, no la mira siquiera cuando habla. Muchas frases salen de su boca sin que ella logre entenderlas, entonces cierta palabra la alerta y empieza a comprender que algo terrible sucede.

El sillón se detiene, se arrima hacia delante y de modo casi inaudible formula una pregunta, la que nunca hubiera querido realizar, de la cual nunca hubiera querido escuchar la respuesta. Sus miradas se cruzan por primera vez desde que él buscara el sobre cerrado. Recibe la certera flecha confirmando sus dudas y luego no escucha nada más.

Él sigue hablando con voz temblorosa aunque ella ya no oye esas palabras, sólo percibe gritos aturdiendo su mente, dagas desgarrando su alma, latigazos desmenuzando sus sueños.

Se siente perturbada. Esa noticia acaba de matarla.

Su juventud, sus hijos pequeños, sus seres amados, sus ilusiones… Su vida destruida por el zarpazo de una sola palabra, una mala palabra, irrepetible, innombrable, devastadora.

El médico se acerca para saludarla, menciona algo de las curaciones y por fin se va.

Sí… por fin se va… Ella sigue con sus ojos húmedos a ese insignificante ser, encorvado, canoso, desaliñado, arrastrando sus pies al caminar.

Vuelve a recostarse en la mecedora, ya en la protección de la soledad. Sus sentimientos la desbordan, sus pensamientos se descontrolan. Se balancea nuevamente aunque ya no piensa en su niñez, la realidad la sacudió con una decisión asesina.

De pronto se siente débil, cansada. Intenta ordenar sus ideas, quisiera saber cómo actuar. ¿Para qué esperar el momento del fin, con todo el deterioro que conlleva, si el destino ya firmó su sentencia?

El dolor lacera sus entrañas. Tembló el piso y todo cayó a su alrededor.

El sillón se mece con suave cadencia. Su mirada se pierde en algún recoveco de su niñez, anhela regresar allí y dormirse protegida por los brazos de su abuela, sin pensar en nada más.

El sol acaricia un rostro sereno, empapado en lágrimas, mientras se enciende una tenue luz en su corazón.

Tal vez es la angustia que acrecienta su fortaleza.

O quizá es la certeza que al fin pronto todo terminará.





La maquinista no pudo con su genio y degustó unas riquísimas nueces confitada. Es que había que aprovisionarse para el viaje, cruzando el país hasta Entre Ríos, donde aguardaba otro amigo: ABEL EDGARDO SCHALLER. Nació y vive en PARANÁ (prov.de ENTRE RÍOS). Es Profesor Nacional de Educación Física, habiendo cursado también la carrera de Profesorado Nacional de Música en la especialidad Dirección Coral en el ISM de Santa Fe, en donde fuera Profesor de dicha cátedra entre 1993 y 1998. En la primera de las especialidades, estuvo becado en Alemania por el Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD) para cursar una especialidad en la Escuela de Deportes de Köln. En la segunda: es fundador o ha participado en forma directa en la creación de 10 organismos corales en el país, teniendo a su cargo la Dirección del Coro de la Universidad Nacional de Entre Ríos. Hasta el presente ha resultado ganador de 18 primeros premios en diferentes concursos literarios en el país. Entre ellos merecen citarse: el Concurso Nacional de Poesía "Julio Arístides" en 2003, el concurso internacional promovido por el diario "UNO" de Paraná en el mismo año, la "Rosa de Plata" de los Juegos Florales del Paraná Rowing Club correspondientes a los años 2004 y 2005, el concurso provincial de Poesía organizado por ADES(Asociación de Escritores Seguienses) de Seguí (Entre Ríos), años 2004, 2005 y 2006, como así también los primeros premios en poesía y cuento en los concursos del "Casal de Catalunya" de Paraná, años 2005 y 2007. También ha actuado como Jurado en los concursos literarios organizado por el Paraná Rowing Club y ADES. En el año 2003 fue galardonado con el Premio Literario “Fray Mocho” (rubro poesía) por su libro “De fulgores y sepias”. Este premio es el más importante que Entre Ríos otorga a sus escritores. En esta instancia lo fue por unanimidad, por un Jurado integrado por Antonio Requeni (Buenos Aires), Francisco Senegaglia (La Plata) y A.Van Bredam (Chaco). Este premio está reglamentado por Ley Provincial desde 1987 y consiste en la impresión de 1.000 ejemplares por parte de la Editorial de la Provincia, 800 de los cuales se reserva la Provincia de Entre Ríos precisamente, y 200 son para su autor. Y además una pensión dineraria per vitam, llamada "Al Mérito Artístico". Integra el Grupo Vocal "Melipal" y ha logrado la conformación en Paraná de un "Coro de Directores", inédito en el país. Sus primeras armas, fueron propicias al soneto, aunque escribe también versos libres y cuentos cortos. Es autodidacta por vocación y por obligación y lector por compulsión. Aquí les dejo dos poemas de su autoría, hermosos.






MORADA

A solas yace, sobre  los campos largos,
el  horcón del medio ya ni en el medio,
el techo, un abundante colador de estrellas,
las lisuras de un paraíso celeste
que de olerlo no más, daba contento,
el estar orejudo del timbó a cuya sombra, por las tardes,
se sentaba sin apuro la tibieza de unos mates,
el flaco aliento de unos perros,
fieles hasta el límite del nombre,
una huerta a empujones y agachadas
para los días oscuros de la olla,
gallinas a pico suelto sobre el piso,
un gallo, desteñido por el uso,
la un de repente maldición de las langostas,
los días contados en surcos y manceras,
los hijos que no están porque se fueron
¿a qué, adónde?,
los viejos que fundaron el silencio,
un mundo amable y manso
tapado hasta el hastío por los yuyos,
ajena a un cielo entero de promesas,
la tapera.




JURAMENTO


En el silencio amable de los parques,
cuando al ocaso
las sombras despliegan sus enaguas,
un beso aprieta los labios de un juramento.
Seguro hasta el hartazgo de sí mismo,
el tiempo ríe entre las altas copas.




Ya era hora de regresar al pago. Pero esta maquinista también quiere festejar por eso aquí les traigo algunos poemas de mi cosecha.



PALABRA VIVENCIAL


Cada día que indago

por la aurora

con este desconcierto

que me embarga,

no atino a comprender

si la poesía

será el frágil amor

que acaso salva

este ilusión perenne

de encontrarme

perdurando en el día

de mañana.



Solo sé que rescato

los momentos,

los suspiros, el numen,

la nostalgia.

Quizá puedan los versos

que te escribo

descubrir los secretos

de mi alma.

Resguardar la memoria

del olvido

cuando sea ceniza

y marejada.

 


UNA TARDE...


Tu voz fluye en mi pulso.

Por la tarde

se desploma el silencio

en la ventana.

Con oleajes rotundos el deseo

se desmadra en el cauce de la sangre.

Por la huella del viento

crece el canto.

Y en el rumbo

de pálidas gaviotas

es tu nombre el que viene

desde el tiempo.

Las manos buscan raudas tu contorno

y se pierden, inertes, sin destino.

Un fulgor que redime

el gris ocaso.

Una estrella que luce

solitaria.

La esperanza se anida en mi costado.

Mueren besos privados de tu savia.

... Y esta espina de ausencia 

        interminable ...

ATARDECER


Vibra tu nombre

sobre mi sombra alerta.

El viento bordonea

entre las piedras.

En la grave dulzura

del invierno

busco tu abrazo, tu risa,

tu tibieza.

Una pena agrisada

y recurrente

demudando el ocaso.

Me desvela


este loco galope

del deseo.

¿Dónde te has ido, amor?

¿Por qué la ausencia?



TU NOMBRE


Para decir tu nombre

no necesito palabras.

La célula, el latido,

la memoria

están llenos de tí.

Cada partícula de piel

lleva grabada tu impronta.

Con el fulgor sagrado

del deseo

paladeo tu ausencia.

Porque el encuentro

te nombrará sin tregua

entre los pliegues sedientos

de mi cuerpo.



MISTERIO


Simplemente me tocas.

El universo estalla.

Tus dedos

- dibujando mis ojos -

son una sierpe azul

que desgarra mi ropa.

¿Qué rara alquimia tienes

que devela tu soplo

utopías calladas ?.

Vuelvo a nacer,

cantando,

en el cuenco embrujado

de tu pecho.

                       Estremecida ...



Simplemente me tocas ...



           del libro “DESDE EL FUEGO” (inédito)



Y llegamos a nuestro andén pampa. Donde los espero con sus cuentos y poemas. Y una minibiografía. Siempre son bienvenidos los viejos amigos y los nuevos que quieran sumarse a este viaje. Pueden hacerlo en:  letrasenelanden@gmail.com

Un abrazo largo



CRIS FERNÁNDEZ