Editorial

(c) Diseño de portada - Paula Pappalardo



Número 141



QUERIDOS PASAJEROS:

El tren emprende hoy el último viaje de este 2.017. Un año en el que, seguramente, hubo alegrías y penas, sonrisas y lágrimas, encuentros y desencuentros, éxitos y fracasos. Creo que a la hora de realizar un balance deberíamos concentrarnos en lo que hemos aprendido de todo los que nos tocó vivir, de las experiencias que cada día nos dejó. Para renovar fuerzas y esperanzas en esta lucha por ser mejores cada momento.

Y se prepara la locomotora, humeando y resoplando. Y suena la campana …
El trencito pone rumbo al aeropuerto, para embarcarse hacia Colombia donde nos espera un amigo que ya ha viajado con nosotros: ANTONIO ACEVEDO LINARES. Nació en El Centro, BARRANCABERMEJA, COLOMBIA (1957) Poeta, ensayista y sociólogo. Profesor universitario. Magíster en Filosofía Latinoamericana con especialización en Educación Filosofía Colombiana de la Universidad Santo Tomás y especialización en Filosofía Política Contemporánea del Instituto de Filosofía de la Universidad de Antioquia. Diplomado en Gestión y Administración Cultural, Gobernación de Santander-Corporación Interamericana de Educación Superior. Diplomado en Derechos Humanos y Resolución Pacifica de Conflictos, Universidad Industrial de Santander. Libros publicados:  POESÍA“Plegable1” (1987); “Arte Erótica” (1988); “Plegable 2” (1990); “Plegable 3” (1994); “Sociedad de los poetas” (1998); “Plegable 4” (1999); “Los girasoles de Van Gogh” Antología poética 1980-1999–vol.1 (1999); “Plegable 5” (2000); “Plegable 6” (2001); “Poesía de viva voz” (CD 2004); “Atlántica” Antología poética 1980-2004 – vol. 2 (2004); “En el país de las mariposas” Antología poética 1980-2007 – vol. 3 (2007). PROSA“Por la reivindicación del cuerpo y la palabra” (reseñas críticas – 2008); “La pasión de escribir” (artículos, ensayos y entrevistas – 2013), “Tolerancia, cultura, democracia y otros ensayos” (2014). “La pasión de escribir” (artículos, ensayos y entrevistas poetas y escritores colombianos – 2013). “La poesía está en otra parte” (2016). Hoy nos entrega sus poemas sobre el amor y la poesía.


POÉTICA

Poesía, he llegado
a tu cielo
por obra y gracia
de los dioses
que como un fedayín
se inmola en sus fuegos
protégeme del olvido
del tiempo
que es como otra
de las formas de la muerte
y déjame abrazarte
aunque seas una causa pérdida
pero como todas las causas
pérdidas son las que nos redimen
e ilumíname para alcanzar
la sabiduría y la paciencia
de las palabras
y seas como el vino
y el amor nuestro de cada día.
Gracias a ti, Poesía
sé que estoy vivo y existo.


EPIGRAMA

 No eres poeta pero yo te
volveré amante de la poesía
por la gracia de la poesía
y el amor y llegarás a la poesía
por la vía del amor como yo llegué
al amor como la vía de la poesía
y llegaré a tu corazón por
la vía de la poesía como tu llegarás
a mi cuerpo por la vía del amor.


EPIGRAMA II

 Al amarte yo a ti no me perteneces
como al amarme tú a mí no te pertenezco
tú te perteneces a ti misma
como yo me pertenezco a mí mismo
no eres mía porque te ame
ni tuyo porque me ames
somos de los dos porque nos amamos.


EN MI POESÍA

En mi poesía
cantaría
las siete maravillas
del mundo moderno
La Acrópolis de Atenas
La Catedral de San Basilio
en Moscú
La Gran Muralla China
La Torre Eiffel en Paris
La Ciudad de Machu Picchu
en Perú
El Taj Majal en la India
El Teotihuacán en México
sino fuera porque
la increíble y tierna
maravilla eres tú.


LA POESÍA

 Senté la poesía
en mis piernas
y la acaricié como
a una mujer desnuda
y pase mi mano entre su pelo
y la besé en sus ojos
y en su boca con la ternura
infinita de soñarla
y la abrace contra mi pecho
mirándola dulcemente a los ojos
y sentí como latía su corazón
por dentro estremecida
en mis brazos cuando
desflorada ya se
hacía mujer la poesía.


ORACIÓN AMOROSA

 Amor mío que
estás en mi cielo
amoroso sea tu nombre
déjame entrar en tu reino
amémonos a nuestra
voluntad así en los días
como en las noches
dame los besos y caricias
y rosas y abrazos de cada día
perdóname los olvidos
como también perdonamos
a los que nos olvidan
déjame caer en la
tentación de tu cuerpo
y librémonos de la muerte
del deseo y el amor.


 AMO
                                              Uno es lo que ama
                                                           Facundo Cabral
 Amo la tarde la lluvia
el mar y sus gaviotas
tu voz y tu pelo al viento
fumar a orillas de las ventanas
amo la noche con la luna
llena y sus estrellas
la ciudad bajo los faroles
y los árboles como en primavera
amo la forma de tu espalda
y el café mientras llueve
los días del arco iris
y los poemas que te escribo
amo el amor que me
enamora de la vida
y los girasoles de Van Gogh
la sinfonía de Vivaldi
las canciones de Cabral
los poemas de Witman
las películas de Berman
la sonrisa de la Gioconda
el canto general de Neruda
amo las palabras como
la rosa roja de tus labios rojos
y el sonido de una guitarra
el vino y la dulce sonrisa
de una mujer como vivir y escribir
amo el aire que respiro
porque me hace sentir vivo
como tu cuerpo cuando lo amo
la calle solitaria que camino
a diario y la soledad
que me acompaña como
la sombra que no se cansa
de seguirme a cada paso
amo luego existo en las
cosas que también amas.


 ELLA DOBLÓ SU PIERNA IZQUIERDA

 Ella dobló su pierna izquierda
sobre su pierna derecha y el paraíso
se reveló por unos instantes
que parecieron eternos y sus labios
se sonrieron como los de su boca
y en sus ojos brilló ese mágico
poder de seducción que la hacía
única e irrepetible como mujer
que afloró el deseo más puro del hombre
y que la observó devolviéndole su
sonrisa con la que la amó y se
quedaron atrapados para siempre
en el amoroso y discreto encanto del deseo.


PATRIA NUESTRA

Patria nuestra
que estás entre
el cielo y la tierra
rodeada de dos
océanos azules
a vuelo de alcatraces
a orillas de los manglares
que navega en canoa
por el Amazonas en
la tierra de la cerbatana
donde se oye el clamoreo
de las guacamayas
con los colores de nuestra
bandera patria esa misma
que camina por el territorio
de tu piel y del color
de tu lengua.
Patria nuestra
que estás entre el oleaje
del mar y las nubes
y los árboles
entre la vida y la muerte.

Nos despedimos de los amigos colombianos luego de degustar un riquísimo café con masitas y la locomotora puso rumbo a la patria. Aterrizamos en el aeropuerto de Córdoba para recibir a otra nueva pasajera: ISABEL  NIETO GRANDONació en Suco, Dto Río Cuarto (Córdoba) y  vive en VILLA DOLORES (prov. de CÓRDOBA).  Pertenece al grupo Tardes de Biblioteca Sarmiento, al Círculo de Narradores Paso del León, al taller Aproximación de la palabra, dirigido por Osvaldo Guevara. Tiene cuatro libros publicados: “Los ojos de Dios” (poesía); “Mariposa” (poesía); “Sosteniendo raíces” (prosa)  y en el mes de octubre ppdo. presentó “Floración de mis grietas” (poesía). Participó en 60 antologías en papel y concurre a Encuentros de Poetas. Hoy nos trae sus poemas plenos de emociones.
E Mail: isabelnietogrando@hotmail.com 


ME NIEGO
Me niego a que las penas atraviesen mi patio,
llovizne los jardines donde se posa el sol.
Que busquen otro sitio, no vuelvan al camino
yo seguiré sembrando mi mundo de ilusión.
Me niego a que las penas se enreden en los brazos
de aquellos niños tristes mendigos del amor.
La ancianidad me duele, suplica su mirada
caminan delirando, en busca de un rincón.
Me niego a que las penas aniden en mi alma,
que brote la alegría apagando el dolor.
Yo quiero un mundo libre de paz y de sosiego.
No quiero que haya penas donde camina Dios.


A TODAS LAS MUJERES
A todas las mujeres silenciadas.
que esconden el dolor que las oprime.
Acunan su cansancio, la tristeza
soñando que algún día serán libres.
Son ellas las que visten de entre casa
y lavan las ofensas con olvido,
ofrecen el amor arrodillado,
no importa si se sabe mal herido.
Mujeres que despiertan con el alba
huelen a pan, esencia de la espiga.
Abren surcos de amor y de ternura
y siembran la semilla de la vida.
Su nombre tantas veces vulnerado,
con fuerza se levanta en la caída.
Los hijos navegantes en su vientre
ángel sutil, figura bendecida.
Quién olvida la cuna, el origen,
todos de una mujer hemos nacido.
Es hora de asumir nuestros derechos
y mostrar ante el mundo otros caminos.
Mujer, fortalecida en el abrazo
el himno de la paz cantemos todas.
Las manos ceñidas. Liberadas.
Que levanten, el vuelo las palomas.


ALAMBRADO
Salta la luna los alambres tensos.
Dibuja pentagramas el rocío
y líneas paralelas con su frío
secuestran a los montes indefensos.
Libertad fracturada, sueño denso.
Encierran hasta el sol que ayer fue mío.
Alambran los remansos de mi río
prisionera la luz, el campo inmenso.
La montaña, sedienta de mis pasos.
Y tiñe el pajonal el rojo ocaso.
cercar la serranía es impensado.
Con mis ojos escalo las alturas
clavan púas, hiriendo mi cintura
igual yo cruzaré los alambrados.


ALFONSINA
Qué impulso tan fugaz llevó tus pasos
a buscar otro verso en el abismo.
Tal vez fue una visión, un espejismo
las algas enredadas en tus brazos.
Inmensidad sombría en el abrazo.
Sacude tu figura como un sismo.
Hundiendo el corazón sin egoísmo
fuiste a soñar al mar, en su regazo.
Tus palabras son lumbres encendidas.
El faro luminoso de la vida.
Poemas de coral y caracolas.
Murmura el mar, tus versos Alfonsina.
y suelta suave llanto la neblina.
Las lágrimas de Dios sobre las olas.


EL MONTE
El monte me mira,
ramas espinosas enredan mi pelo.
Y tupidas hierbas cierran los espacios
sedienta la siesta jadea en mi cuello.
Un vaho viscoso, ondula en el aire.
Hay trinos y nido, clamores dispersos
La ley del más fuerte tritura la vida.
Presagios funestos, silencian los vuelos
 Me interno asombrada, hay tanto misterio
 rincones ocultos en los pastizales
y ruge la noche, encandila el miedo.
El viento me empuja intenta llevarme.
El monte florece, no todo es tristeza.
Amarillo polen tapizan el suelo
espino mis manos en los matorrales
y flores silvestres perfuman mis dedos.
El monte me llama con sus espesuras
Conozco el secreto de su inmensidad.
Las aves que visten sedosos plumajes
me prestan las alas y salgo a volar.

Unos ricos matecitos con peperina, unos criollitos de hojaldre y ¡a seguir el camino! Nuestro siguiente destino fue la provincia de Santa Fe para recibir a otro pasajero ya conocido: Dr. ADRIÁN NÉSTOR ESCUDERO – N. 1951 (Santa Fe, Argentina). Nació y reside en la ciudad de SANTA FE (Prov. SANTA FE).Es Doctor Contador Público Nacional (1975) y Magíster en Dirección de Empresas. Ex Funcionario Público Pcial. y ex docente (UNL y UCSF). Escritor (narrador, ensayista, jurado, conferencista, prologuista y crítico literario). Como Narrador cultiva los géneros del realismo mágico, lo maravilloso, lo fantástico, el terror, la ficción científica y la ficción conjetural metafísica. Autor de 3 Libros de cuentos editados: Los Últimos Días (Ed. Colmegna SRL, Santa Fe, 1977), Breve Sinfonía (Ed. Colmegna SA, 1990) y Doctor de Mundos  I (El Sillón de los Sueños) (Ed. Vinciguierra, SRL, Bs. As., 2000); 8 Libros inéditos: Desde el Umbral… (2008); Nostalgias del Futuro (2009); Nostalgias del Futuro (Antología) (2011); Piedras (una Fábula Mitológica) (2015); El Emperador ha muerto (2016); Doctor de Mundos II (Visiones Extrañas) (2016); Doctor de Mundos III (Mystagogia Narrativa o el Legado de Juan) (2016); Apocalipsis Bang (2017); y 7 libros de cuentos en  desarrollo: Mixturas Cotidianas; Los Espaciales; Perdido en el Templo; Punciones Mentales; El Reino de los Sueños II, Mundos Paralelos; y  Atila y Otros Cuentos de ABC; y 5 Breviarios Literarios editados: Breviario Literario -  Septeto ( Colección Mesa de Cuentistas ASDE, 1996); Apocalipsis bang - Las siete Parábolas de la In-Creación (Ed. Vinciguerrra SRL, Bs. As., 1999); Los Últimos días – Tetralogía (Ed. Mundo Cultural Hispano, España, 2005); El Emperador ha muerto - Tríptico  (Colección  La Abadía, Vol. 10.  Ed. Ciudad Gótica - Rosario, 2006); y Teofanías y otros relatos (Colección 30º Aniversario SADE-Filial Santa Fe, 2006). Autor de un centenar de comentarios, exposiciones, críticas, artículos, ensayos, perfiles biográficos y prólogos literarios, fue galardonado en más de 60 certámenes literarios (locales, regionales, nacionales e internacionales). Su obra  forma parte de más 40 Antologías Locales, Nacionales e Internacionales (de Argentina, Bosnia, Colombia, España, Guatemala, Marruecos, México, USA, etc.), así como de Suplementos Culturales, Diarios y Revistas Literarias, de orden local, nacional e internacional. Ha publicado en más de 40 Magazines  virtuales (de Las Américas, Europa, África y Asia). Condujo durante 1979-1987, junto al escritor Edgardo A. Pesante, (1932-1988) el programa “Acontecer Literario” (LRA 14-RN-Sta. Fe) y es secretario ad hoc del escritor almeriense Antonio Camacho Gómez y de su Grupo “Andalucía a Compás” (Santa Fe, Argentina), dirigido por la santafesina Prof. María Eugenia Irigoyen. ENTIDADES Y FOROS CULTURALES: a)-LOCALES: Miembro de la  Asociación Santafesina de Escritores-A.S.D.E.; de la Sociedad Argentina de Escritores-S.A.D.E.-Sta. Fe; del Instituto Argentino de Cultura Hispánica-I.A.C.H.-Sta. Fe.; de la Asociación Cultural El Puente-Sta. Fe; de la Asociación Santafesina de Lectura-A.S.L.; del Servicio de Educación para el Arte- S.E.P.A. ARGENTINA; de la Asociación Escritores Independiente Santafesinos-A.D.E.I.S. (colaborador ad hoc); b)-NACIONALES: Integrante, entre otros, de los Foros ESCRITORES.ORG; PARNASSUS (Buenos Aires); LAZOS DE ARTE Y AMISTAD (Buenos Aires); MAPUCHE (Buenos Aires); LETRAS EN EL ANDÉN (La Pampa); y c) INTERNACIONALES: Miembro de los Foros, entre otros, MUNDO CULTURAL HISPANO (España); DIOGEN P.K. (Bosnia); CAFÉ DE ESCRITORES (España); CLUB LITERARIO CERCA DE TI (España); Red Mundial de Escritores en Español-R.E.M.E.S. (España); Unión Hispanomundial de Escritores-U.H.E. (Perú); Naciones Unidas de las Letras-UNILETRAS (Colombia: Miembro Fundador y exVicepresidente Internacional Adjunto y Consejero Asesor Presidencia 2015-2017; actual Presidente Colegiado UNILETRAS/UNISEM SJ Siglo XXI; y Embajador de Buena Voluntad UNILETRAS); Naciones Unidas Semilleros de Juventud Siglo XXI-UNISEM (Colombia): Miembro Fundador-Gestor; Organización Mundial de Trovadores-O.M.T. (México-USA: Vicepresidente Argentina); CIRCULO INTERNACIONAL DE NARRADORES Y POETAS DEL MERCOSUR-C.I.N.Y.P. (Rosario, Argentina): Miembro Fundador y Embajador de la Paz y Defensor del Medio Ambiente WWPO-Rosario; y Miembro Permanente del Staff Directivo de la Revista Virtual LUNASOL (Texas/USA – Alicante/España. Trae hoy su prosa, plena de consideraciones filosóficas.

DETRÁS DE LOS ESPEJOS
Al fantasimundo de los espejos…
A  mi hija del alma y flor perenne en el Jardín de la Vida, Rocío Carolina Escudero, con admiración hacia su obra creadora como cantautora del rock nacional, como estudiosa del Arte de la Belleza y la Armonía, y como compañera de vida en ésta, mi nueva etapa de Jubileo poblada de sueños y esperanzas literarias renovadas…
Y especialmente, a Cris Fernández, lúcida escritora y sus amadas Letras en el Andén La Pampa.).  Con afecto admirativo…

“La moda no perdona; impide ver lo eterno”. Pierre-Auguste Renoir
Pintor francés (1841-1919)


   … Detrás de los espejos, al fin y al cabo, ellos nos observan y… juzgan.
   Algunos modelan sus formas de cartón piedra o plastificadas -e inertes- con cuerpo y rostro de varón o mujer… Todavía no se los encuentra seduciendo en los escaparates de luciérnagas, flores, cueros, hilos, lanas y sedas, con forma de homosexuales redimidos por la legítima legalización de su “unión civil” en algunos países autoproclamados de vanguardia social. De hecho, tal circunstancia plantea -de aquí en más-, un interesante desafío a la Industria de la Moda. Pero quizás, aún, ni el público consumidor ni diseñadores vestuaristas ni presentadores de marca ni auspiciantes de desfiles marketineros, se hayan dado cuenta todavía...
   Todavía.
   Al menos, es lo que se ve cuando uno observa como ellos -inquilinos de lúdicos, eróticos o exóticos, pero siempre atrayentes y vidriados escaparates-, nos observan y… juzgan.
   … Porque, de hecho, también –y, al fin y al cabo-, una u otra de estas realidades diferentes de la normalidad aceptada bajo la esencia fundante del Universo, y aceptada desde el Paraíso por el hombre puesto en pie como el polvo de una estrella germinada, terminan arropando desnudeces y desvíos corporales mas con ropa varonil o femenina, sin remedio…

   Así las cosas, hoy día. Y ellos lo saben. Saben que los otros (algunos) intentan  manipular lo sagrado, pues el fin les justifica los medios, como a todo fundamentalismo puesto en práctica y que se precie de tal… Aunque lo nieguen… Y ellos lo saben. Por eso se miran y nos miran. Y  nos observan y… juzgan.
   Analizan nuestras mutantes costumbres de animales conscientes pero mortales, e, impasibles -sin una sonrisa o lágrima que les recuerde la ternura o infortunio de su impávida existencia-, saltan de un mostrador a otro, de un tabique a otro, de una vitrina a otra, hasta que la mala fortuna les fractura una de sus delicadas curvas antropomórficas, y ese otro -llamado “dueño” de tal o cual negocio de cobijo y glamour-, los abandona como si nada o nadie en un cesto de basura...
   Asimismo, claro que no son considerados como joyas primorosas, ni tan siquiera como pedrería mineral embaucadora (o baratijas que le dicen)… Tampoco como flores fugaces, plásticas y brillantes, de ésas que adornan los presillos de sus falsas cabelleras… Y nadie evalúa en su caso que, sobre una piel adecuada a la raza y sexo que representan, y producida por la artesanía de una industria de humanoides próspera y feliz, los años calendarios de doce láminas crispadas transcurren para ellos como tropeles en el día a día de una existencia inexistente (para los otros, claro); y, a saber: duros y broncos de máscaras, obsecuentes en sus roles inmutables como urbanos atrapa-pájaros nostálgicos y elegantes plantados en los otoños de hojas amarillas; contemplativos y arropados en los crudos inviernos; desafiantes y liberales en las gozosas primaveras; y exultantes como nadie en los estíos cuando el sol nos le deja apagar, sino hasta muy tarde, el falso brillo de sus ojos cristalizados…

   ... Más sienten pena por nosotros, que somos, precisamente, los otros. Pena. Una pena barroca de metáforas ansiosas. Pena por nuestros pasos esquivos y apresurados en las veredas; o por las miradas furtivas hacia lo que ellos promueven o incitan o seducen a la compra; o por los cambios de ritmo y estación que, una vestimenta adecuada para cada uno de nosotros (de los otros), puede reportarles como necesidad o pasajera vanidad frente a (esos) otros ellos que somos nosotros...   
   Y es que, para y por nosotros, ellos deben disimular su pudor de nácar y de porcelana narcisista vulnerada cada vez que ese supremo “dueño” o vendedor de vanaglorias los despelleja y desnuda y cambia de estilo para cada temporada, y los trastoca en su dúctil y edulcorado trabajo de forjadores de ilusiones o del cambio por el cambio mismo… Y que luego los entierra sin misericordia alguna –cual grave y eficaz sepulturero-, con sus más íntimas y desconocidas vibraciones de seres creados a imagen y semejanza del hombre; y que, por esa sola razón quizás –nadie lo sabe ni entrevé-, esconden –en el secreto de una soledad mansa y aparente- un alma estética y ética transcendente como la de cualquier objeto natural o artificialmente creado, y en la que se haya utilizado la más mínima porción de la energía vivaz de un Universo ensamblado con sabiduría por el “Único Ello Que Es y Hacer Ser”, y que ellos saben, a su modo y consecuencia, imprecar a diario para adorarlo –piadosos-, y rogarle justicia y compasión…

   Sí, en tanto Gepetto (el san José de los altares postreros donde duermen los cachivaques de la Tienda) seguirá siendo, para ellos, el padre carpintero, amoroso y adoptivo, rostro visible del dios invisible o Abbá Mayor, el Calo-Collo, dios providente y vital, intemporal y  bíblico-literario en quien creer y esperar la vida eterna…  Aunque los “otros” (nosotros) piensen que, para ellos, los sueños de vida propia y encarnada, no serán más que, al fin y al cabo, vanas ilusiones de burdos maniquíes locamente adocenados, muy semejantes a la de los espejismos que habitan el alma de sus compradores de moda...
   (Mientras tanto, extraños e imperturbables, detrás de sus vestidores y espejos, ellos nos observan y juzgan. Porque está escrito en las “Las sabias aventuras de una noble Marioneta” que nadie ha redactado todavía, ya que el mundo se ha olvidado de “Pinocho” y sus ilustres enseñanzas… También las del “Principito” y las de tantos otros profetas humanoides…  Tenaces y comprometidos con su Alianza Divina -aunque frágiles y desechables, pero in extremo insobornables-, nadie podrá impedirles que lo sigan haciendo –que nos observen y juzguen- y que un día se levanten contra nosotros (los otros) y nuestras ilusiones, falsedades y engaños, y nos reemplacen…
   Hacia el fin de los tiempos, será –sucederá-. Y desde su propia, inmarcesible e inaccesible dimensión virtual desconocida… entre la lógica y la magia).-

El trencito se despidió del río Paraná admirando su belleza y se encaminó a la provincia de Buenos Aires para recibir a nuestro querido amigo EMILIO NUÑEZ FERRIRO. Nacido en Barcelona en 1944. Trasplantado a Buenos Aires cuando aún no había cumplido los 5 años. Hace más de medio siglo que reside en SAN ANTONIO DE PADUA (provincia de BUENOS AIRES). Concurrió a los Talleres de Dalmiro Saenz, Gabriel Landoni y Juan Alberto Núñez. En 2001 y 2003, la Universidad de Morón lo distinguió con el tercer premio en Cuento Breve. En 2002, una Editorial de Necochea, hizo lo mismo con el primer premio en Cuento Brevísimo. Participó en varias Antologías. Tiene publicados trabajos en revistas y diarios. En junio de 2006, publicó su primer libro de cuentos: “Historias en sepia” (Ed. Dunken). Les dejo un cuento con intriga …


BOCA DESCONOCIDA
            Mientras la noche desciende sobre la autopista los autos son menos numerosos. Aunque sé que nunca está cuando regreso, siempre me esperanzo en verla en la segunda casilla del peaje. No sé, me recuerda a Pamela cuando éramos novios. Ahí está el estúpido ese de la cabeza afeitada. No se si es que no me simpatiza porque está en el lugar de ella o porque realmente es un pelotudo.
            Estoy llegando al desvío de siempre y empiezo a bajar a todos los santos del cielo porque hay un accidente y tengo que continuar hasta la próxima salida. Son sólo un par de kilómetros, pero la calle que luego me lleva a casa no me gusta, tiene muchos baches y no está en el mejor de los barrios.
            Sabía, no sé por qué pero lo sabía. Me paran los “pitufos” estos con ínfulas de autoridad y después de quitarme el casco comienzo a darles toda la documentación que me piden. Me da bronca que observen todo como si estuvieron oliendo mierda. Resignados, me los devuelven y me dicen que prosiga.
            Llego a casa, el portón está abierto de par en par. Llamo a la perra, no viene, seguro que se escapó. No sé qué pasa, esto no es normal. El garaje está ocupado con el placard de nuestra habitación. Me bajo de la moto, saco la pistola de la mochila y entro a casa. Nadie, no hay nadie y está vacía, literalmente vacía, no queda nada.
            Siento que un relámpago de oscuridad me atraviesa el cráneo. La pistola se me cae de la mano. El brazo y todo lo que está de mi lado derecho se ha independizado de mi cuerpo. Quiero gritar, creo que no me sale ni el mínimo quejido. Todo se me nubla, se opaca, se oscurece…
            … Cuando despierto, la blancura del techo, de los azulejos y las sábanas me enceguece. Hay una mano posada sobre mi diestra, mi mirada sigue el curso de ese brazo y cuando llego a la cabeza su boca me sonríe y mis ojos se acarician con sus ojos.
            Es ella, mi Pamela y me dice que soy un pavote, y me pregunta qué pensé, si creí que nos habían robado o que si ella se había ido, “¡mi amor!, cómo no te acordaste que ese día, con mis hermanos íbamos a hacer la mudanza que tanto esperábamos”. Y cuando sonrío, noto que mi boca no es la misma, que por el labio inferior se asoma un inanimado hilo de  baba… y lloro, lloro como hacía mucho no lloraba, y el perfume de ella y su pelo se me acercan y su boca besa a una boca que, en ese instante, ni ella ni yo reconocemos.


El trencito estaba cansado de tanto andar. Por eso al tranquito corto regresó al pago y a su andén. Y aquí los espera para que traigan sus cuentos y poemas (más una minibiografía) a: letrasenelanden@gmail.com

Esta maquinista desea a todos ¡¡FELICES FIESTAS!! y un muy buen comienzo del 2.018. ¡Nos estaremos reencontrando el año próximo!


CRIS FERNÁNDEZ