Editorial

(c) Diseño de portada - Paula Pappalardo



Número 138

QUERIDOS PASAJEROS:



De nuevo emprendemos la marcha para unir ciudades y países en un lazo de amistad y letras. Preocupados, quizás, por el rumbo casi caótico de nuestro mundo. Anhelantes de paz y armonía, dos elementos que parecen escasear. Sin embargo la esperanza nos debe guiar y la firme convicción de no rendirse, de proseguir la lucha, cada cual desde su rincón en el planeta. Que nuestro granito de arena siempre es un valioso aporte para mejorar el futuro.



Y con esa convicción arranca el trencito. Humea la locomotora, resuena la campana y ¡partimos!. Nuestra primera parada será en el GRAN BUENOS AIRES para recibir a  RUBÉN AMAYA. Poeta, cuentista, ensayista, autor de canciones. Trayectoria institucional: 1982-1986  Presidente del Mov. Artístico “Tiempo Abierto”. La Matanza, Buenos Aires; 1983-1987 Co-presidente del Mov. De La Nueva Canción. En su segunda etapa. Presidencia colegiada, integrada por Mercedes Sosa, Armando Tejada Gómez, Mario Arnedo Gallo, Virgilio Expósito, Víctor Heredia, León       Gieco, Miguel D´arezzo y Rubén Amaya; 1986-1998 Miembro de Com. Directiva de SADE, Regional Oeste, Buenos Aires; 1999-2009; Presidente de SADE, Seccional Tucumán; 1995 Presidente del  Primer Congreso Latinoamericano de Escritores, realizado en Tucumán; 1997 Presidente del Encuentro Nacional y Latinoamericano de Escritores “Letrarte” (Tucumán); 1999  Presidente del  Segundo Congreso Latinoamericano de Escritores (Tucumán). Autor de canciones, entre otros, con: Andrés Fernández, (Buenos Aires); Ángel Crego, (Buenos Aires); Lucho Hoyos, (Tucumán); Rubén Cruz, (Tucumán); Luis “Pato” Gentillini, (Catamarca-Tucumán) Walter Michel, (Jujuy); Topo Bejarano (Tucumán). Realizó recitales, espectáculos, presentaciones. Compartiendo escenarios con: Armando Tejada Gómez, Hamlet Lima Quintana, Héctor Negro, Silvio Rodríguez, (Cuba) Pablo Milanés (Cuba), Luis Enrique Mejía Godoy (Nicaragua), Carlos Mejía Godoy (Nicaragua),, Norma Elena Gadea (Nicaragua), Julio Lacarra, Teresa Parodi, Los Andariegos, Moncho Miérez, Andrea Torres, Ángel Crego, Andrés Fernández, Lucho Hoyos, Claudio Sosa, Rubén Cruz, Luis “Pato” Gentillini, Litto Nebbia David Lebon, Silvina Garré, y más. Durante el período de 1995 al 2000, fue asiduamente invitado a dar charlas en numerosos colegios secundarios de Tucumán, incluyendo una charla en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Tucumán.  Durante 4 años (2004/2007) condujo un programa propio “Contratapa”, una hora de emisión diaria en Radio Nacional de Tucumán. En 2014, fué invitado por Poetas Con la Gente, Encuentro Nacional de poetas, que funciona dentro de la programación del Festival de Cosquín. Desde los años 60, comparte el ejercicio de escritor, con la militancia política, siempre dentro del campo Popular, Nacional y Democrático. Libros publicados: 1982: Simple como el pan (Poesía)( Ed. autor); 1985: Para no decir adiós (Poesía) (Ed. autor); 1986: Las palomas pueden ver más de cerca el corazón del hombre (Relatos y poemas) (Ed. autor); 1986: El viejo compromiso y la mejor tristeza (Poemas) (Ed. autor); 1987: El arte por la vida (Ensayo). Edición del autor; 1989: La calesita no se rinde (Cuentos y poemas) (Editorial Amaru); 1992: Sur... el olvido ¿Y después? (Poemas) (Ed. autor); 1994: Crónicas del regreso (Poemas) (Ed. autor); 1996: Viaje en cuento (Cuentos) (Editorial Amaru); 2002: ¿A cuánto se cotiza la cultura? 1a. parte (Ensayo) (Editorial Amaru); 2006:  ¿A cuánto se cotiza la cultura? 2ª.parte (Ensayo) (Editorial Amaru); 2010: La calesita no se rinde (reedición) (Editorial Amaru); 2014   La memoria no es un cuento (Editorial Amaru); 2016 Simple como el pan. Reedición corregida y aumentada – Editorial Humanitas (Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Nacional de Tucumán). Nos deja hoy sus poemas que espero disfruten.

EMail 
rubenescritor@yahoo.com



¿PORQUÉ EL AMOR?

¿Porqué el amor?
Porque es el sentimiento
que justifica que haya vida.
Porque es el arma precisa
para vencer la muerte
Porque su nombre vence los candados
que apresan la alegría.
Porque es el escudo necesario,
contra la sinrazón de las heridas.
Porque es advertir de pronto,
que nuestra antigua soledad está vencida.
Porque es descubrir que el alma existe,
y está latiendo en otra vida.
Porque es respirar la dulce brisa,
que un suspiro de ella  nos envía.
Porque es volver de la derrota
con la fuerza con que su ternura nos anima.
¿Porqué el amor?
Porque es encontrar por fin los ojos
que indagan en nosotros,
donde otros ni nos miran.
Porque es el territorio
del futuro y la esperanza.
Porque nos hace dueños
de la noche y sus estrellas.
Porque es ser el comandante de su boca,
y también ser esclavo de su risa.
Porque es olvidarse de uno mismo,
y estar unido al otro sin medida.
Porque es compartir las amarguras
y compartir también las alegrías.
 ¿Porqué el amor?
Porque nos permite ser humanos,
sin traición  ni cobardía


NO RECUERDO DÍAS TAN FRÍOS COMO ESTOS.

No recuerdo días tan fríos como estos.
Un viento feroz parece ensañarse
con mis pasos por la calle.
Los pájaros y sus vuelos de distancias,
abandonaron mis días destemplados.
Las ramas de los árboles tiritan
y susurran gemidos suplicando por abrigo.
Las estrellas destilan espinas de hielo
sobre mi corazón herido.
Y no es invierno.
Aquella que me amaba,
ha dejado de quererme.
No recuerdo días tan fríos como estos.



LAS LLAVES TINTINEAN PROTESTONAS

Las llaves tintinean protestonas,
en nuestras manos forasteras.
El ascensor cierra sus puertas,
resguardando nuestra llegada clandestina.
Los botones de luz, juegan a esconderse,
en esa habitación desconocida.
Buscamos a tientas, el dormitorio,
donde el amor es apenas una excusa,
como se busca un libro que no existe,
en una biblioteca gigantesca,
Nos invade un olor a sábanas extrañas
y un clima desconsolado
de solitarios que pasaron fugazmente.
Finalmente nos vestimos
sin saber que hacer con el silencio.
Salimos, más extraños que nunca.
Nos separamos, con el recuerdo
de un cuarto inhabitable,
y el hosco rumor de una puerta
que se cierra a espaldas nuestras.


FUIMOS

Fuimos una carta de amor,
que se extravió en el camino.
Un motivo de tango,
para una agonizante melodía.
Fuimos una ausencia anticipada
en el fragor de nuestro encuentro.
Un espejo empañado,
que dejó de reflejarnos.
Fuimos la plenitud de la tristeza
y la intención inútil del olvido.
Inapelablemente fuimos.




Nos despedimos de Rubén y prosigue el trencito su camino para recibir a GABRIELA BRUCH. Es poeta, nacida en LOMAS DE ZAMORA, sur del Gran Buenos Aires (prov. de BUENOS AIRES). Tiene cuatro libros publicados: "Naturaleza de lo Oscuro", Editorial Weben, 2000; "Open Door, los poemas del hospicio", Editorial Weben, 2006; "Agosto, Febrero, Diciembre" y "Luna sobre el puente de Témperley”, ambos de Ediciones de La Iguana, 2008 y 2015 respectivamente. También ha publicado bajo el mismo sello editorial, dos trípticos de poesía: "Nagual", 2013 y "Saudade", 2015.








I



Y tanta luz ahora, con gotas azules en los ojos del alba. Tanta oscuridad para verte, valió la pena, valió la gloria.
En algún lugar del mundo, yo almacenaba la miel.
Mientras tanto había muchos mientras tanto.
Y yo sin saber.
Y sin saber?



II



Me encantan los rituales, la magia blanca de las brujas negras. Me encanta volar entre las estrellas. Me encanta la gente que no cree en mí.



III



La muerte acaba de fijarse en mì. Ya lo ha hecho antes, pero ahora es màs insistente. No puedo descifrar sus ojos de vacìo ni sus manos que jamás llegan a un puerto. Pero se ha fijado en mí y ya no puedo pensar de la misma manera que cuando caminaba cercando los acantilados.

Una ola gigante se estrella contra mis ojos.





La locomotora andaba con ganas de viajar en avión, por eso en Ezeiza abordamos para llegar hasta España, donde aguardaba MARÍA TERESA BRAVO BAÑÓN. Nacida en Alicante (1954) reside en TARRAGONA (ESPAÑA). Maestra  jubilada   de Enseñanza Primaria. Antóloga de poesía universal, dinamizadora de bibliotecas escolares  e institutos para el fomento de la lectura y la poesía como vivencia existencial. Fue  Coordinadora  de la Revista Literaria  Generación. Profesora del Instituto de Ciencias de la Educación de talleres de Creatividad literaria y divulgación de la poesía. Colaboradora de numerosas  revistas  literarias y pedagógicas. Bibliografía: Sombras de la Razón (Colección Ibn Gabirol, Málaga 1981 Prólogo de Dionisia García). Entre las Crines del Viento (Editorial Salobe, Málaga 1984). Liturgias del Crepúsculo (Pliegos del Crotalón, Colección de Víctor Infantes, 1985). Invitación a la metáfora (Editorial Málaga-Marruecos, 2005 Prólogo de Juan Carlos Conde, Profesor  Medievalista  en  Bloomington, Indiana, Estados Unidos). Es un crimen talar el almendro florecido (Editorial Silva, Tarragona. prologado por Ernesto Kahan). Violeta Malabar poemario conjunto con Alejandro Gómez García (Editorial Beaumont ( USA) 2010). Liken  (Editorial Manos de tiza,2012). Dirige la revista digital  http://www.manosdetiza.com/. Hoy les dejo de su libro “Manos de tiza” (Ed. círculo Rojo, 2017) un recuerdo que les va a gustar. Como ella dice en el prólogo: “Durante cuarenta años fui maestra de escuela primaria, siendo testigo privilegiado de muchas infancias: “esa riqueza preciosa y regia, ese camarín que guarda los tesoros del recuerdo” que decía Rainer María Rilke. La memoria de estas cartas escritas durante tantos años me llevó a la claridad desnuda de mis recuerdos y a enternecerme al reconocer que la pedagogía del amor fue el punto de partida con que emprendí todas las rutas de ida y de regreso de una vida entre niños y que disfruté con plenitud.”

E Mail: euridice77@gmail.com



Guissona, Lleida, 30 de marzo de 2008



 Querida Mayte:



Aquí estoy de nuevo, como cada noche. ¿Te habrás preguntado alguna vez qué podría estar haciendo Joaquín en estos momentos? Pues aquí estoy, pensando en tonterías. Viviendo de ilusión. Viviendo de fantasías. Viviendo de ciencia ficción y dejo volar mi imaginación tan alto que pierdo el sentido del significado de las cosas. Ahora me dejo llevar por la ciencia, por la física cuántica y también por lo espiritual. Pero es curioso: ahora una gran parte de la ciencia se ha decantado por viajar a través del tiempo y espacio a velocidad luz, es decir, poder viajar al pasado y al futuro, según ellos los expertos, lo podemos hacer con partículas atómicas; está comprobado que si se viaja a velocidad luz, el tiempo no existe. ¿Qué te parece? A mí me da mucho que pensar, según nuestro universo, mejor dicho y más concreto: nuestra galaxia, está en constante movimiento y viaja a velocidad increíble, no estamos parados en el universo. ¡Me da mucho que pensar! Y yo que soy un pensador en esta noche me pregunto: ¿El por qué viajando a esta velocidad deja de existir el tiempo?

 Tal vez la ley del universo ya no nos alcanza. Estoy como uniendo piezas de un puzzle muy complicado; pero no encuentro las piezas apropiadas y cada día observo: NIÑOS, ADULTOS Y ANCIANOS y no veo la diferencia. El niño y el anciano no saben que existen y el adulto se siente muy realizado, tan realizado que es incapaz de ver más allá de su ignorancia…y con esta ley sigue todo lo que en el universo existe.

Me dirás: que tengo grabado el principio y fin, de acuerdo, te doy la razón; pero como renegado que soy de esta ley de vida, dejo constancia y comparto con mi amiga Mayte, que algo me dice interiormente, en lo más profundo de mi espíritu, que el ser humano no está hecho para morir, y su principio tal vez fue hecho en tan remota edad que ni siquiera somos capaces de calcular su creación.

Pensarás que estoy un poco majareta, pero así lo creo en esta noche.

Me siento prisionero de la vida porque estoy dentro de la ley de la vida; pero eso: SOY LIBRE DE PENSAMIENTO.

¿Y a ver quién es aquel capaz de hacer prisioneros a los pensamientos?

Un fuerte abrazo y hasta luego.

Fdo. Joaquín.



PD: Estás guapísima en la foto que me has enviado, te favorece mucho ese peinado.



Fdo. El SOLITARIO DE LA NOCHE



Esta fue la última carta del SOLITARIO DE LA NOCHE. A la mañana siguiente una llamada telefónica de su hija me anunció, como un hachazo, que su padre había muerto aquella misma noche de un fulminante fallo cardíaco.

Habíamos bromeado tanto con nuestro viaje en el tren, como esa alegoría de la vida, sobre cómo era nuestro tren, las estaciones y quien se bajaría primero que ahora me parecía una broma brutal del destino.

“Cuando he leído tus poemas, me he despertado, por un momento estaba solo y he visto que el tren que vamos juntos había hecho una parada y he bajado a estirar la piernas y por un momento estaba preocupado, porque no fuese que el viaje se hubiese acabado o tuviera que cambiar de tren, la cuestión es que ya estaba triste. Pero al final he vuelto a subir en tu tren y no he cambiado de tren y no quiero subir en ningún tren más que no sea este y no quiero hacer ningún viaje más que no sea este, contigo.

Me siento feliz saber que aún vienes conmigo…”



MI SOLITARIO DE LA NOCHE llevaba 35 años en mi vida. Lo conocí siendo él apenas un muchacho y yo su maestra. Su historia hubiera sido la de un niño jornalero más de los campos de Andalucía, hasta que llegaron sus tíos catalanes  sin hijos y establecieron un pacto con los padres: el regalo de uno de sus muchos hijos a quien adoptar, a quien darle unos estudios y una vida mejor, así como dejarle después la herencia de una tierras, una granja y el Café del pueblo.

El padre estudió a cuál de sus hijos beneficiar con tal propuesta y eligió a Joaquín. Así es como pasó bajo la tutela de sus tíos y vino a Cataluña; pero esas promesas se quedaron en el aire. Le proporcionaron 2 años de estudios y después a trabajar como mano de obra gratuita en la granja, los campos o el Café por la noche.

Cuando llegué yo, maestrilla con 20 años, insistí hasta convencer a sus tíos para que le permitieran estudiar por las noches.

Yo me prestaba a darle clases hasta sacarse el graduado escolar a cambio de ayudarme en la limpieza de la escuela.

Así Joaquín cada noche, después de una agotadora sesión venía a mi casa con hambre y sed de aprender; pero también era nuestro momento de confidencias, de sueños y escuchaba diariamente el recital de mis primeros versos. Otras veces hacía la cena y la compartíamos y en las pequeñas cosas de la vida cotidiana los días se nos sucedían hermosos, esperando con ahínco reencontrarnos, porque ese era el momento que más libres y comprendidos nos sentíamos juntos.

Una noche hasta nos escapamos a las 2 de la madrugada a ver las estrellas hasta lo alto de una colina. Era una de frío febrero en que la escarcha se nos cuajaba bajo nuestros pies. Nos reíamos de tan inocente transgresión y en ese ejercicio descubríamos que la libertad estaba en nosotros .Había algún momento en que nos fundíamos con las estrellas y con el hielo que crujía a nuestro paso.

Poco después vinieron unos señores comerciales de computadoras ofreciendo unas becas de estudios para programadores. En 1977 eso nos sonaba a película de ciencia ficción, pero ayudé a Joaquín a pasar las pruebas y le concedieron una beca de estudios. Naturalmente tuve que convencer a los tíos, pero como era gratis y sólo mermaba un poco de su tiempo los sábados, que era el día destinado a las clases en la capital, consintieron.

Así empezó uno de sus sueños y de los míos y me sentí un hada madrina que había conseguido algo magnífico para él y que iba a cambiarle la vida.

Poco duró ese sueño, pues en cuanto acabó el curso, me trasladaron a otra escuela lejana y sus tíos consideraron una pérdida de tiempo dichos estudios, así que no le permitieron seguir y yo no estaba allí para impedirlo.

Pasaron muchos años. Nunca perdimos el contacto y cuando empezó la revolución de internet, para nosotros fue maravilloso. Entonces empezó a escribirme un e-mail diario. A pesar de salir de trabajar muy tarde, de madrugada, él dejaba en mi pantalla su rastro de flores, paisajes exóticos o palabras hermosas con que alegrarme el día que me esperaba y yo, cada mañana, rápidamente abría mi correo esperando su carta y contestándosela

Aquel espacio de la casa de la maestrilla de entonces, se convirtió en un espacio virtual en donde siempre podíamos ser libres de nuevo, asomarnos a las estrellas o hablar de lo divino y de lo humano.

Pocos días antes de morir, no sé porqué razón nos dio por hablar de la muerte y la trascendencia. Ahora, con la equidistancia del tiempo, intuyo que el espíritu sabe cuándo se va a ir, creo que los dos lo intuíamos, sin saberlo. Me hablaba de su miedo y yo lo consolaba, no sé de qué manera ni cómo, pero le preparaba para marcharse en paz. Estuve en sus funerales, leí unas bellas palabras y le dejé un beso en el ataúd. Luego me llegó su silencio letal en el ordenador de los que se van para siempre.



                      de su libro “MANOS DE TIZA”



Luego de recorrer la zona y admirar sus bellezas era hora de partir, pues un nuevo pasajero esperaba en Sudamérica, en ECUADOR: JOSÉ ALEXANDER GONZÁLEZ QUIZHPE. Escritor nacido en Ecuador reside en la ciudad de LOJA (ECUADOR). Es estudiante y trabajador de la construcción. Es representante y miembro activo de la Comunidad Literaria y de Artes Plásticas Infanto-Juvenil Aventuras de Papel, en la cual ha ganado numerosos premios en concursos literarios. Además de esto, publica en diversos sitios de internet y revistas. Actualmente está escribiendo una novela llamada “Sombra y Luz”, la cual desea lanzar en papel. Aquí nos trae dos relatos breves.



QUÉDATE CONMIGO



La conocí en un día frío de otoño. Ya nadie pasaba por la calle donde ella estaba aquella vez. Me acerqué y le dije: ¿Por que estás tan sola en un día así? Me contestó: Siento el corazón vacío, ya no creo en mí.

-No pienses así. Sé que hay momentos duros, cosas inexplicables, motivos inexplicables. Pero siempre hay alguien, esa persona que a tu vida llegará para hacerte feliz.

Hacía frío, yo le di mi abrigo, me dijo: Gracias por convertirte en mi amigo, por tener tiempo para escuchar mis problemas, por darle fuerzas a mis ganas de vivir.

Esa chica, tan dulce y buena, me miró a los ojos con esa mirada cristalina y profunda, como sintiéndose segura en mi presencia, como si fuera yo de su vida, su principal esencia.

Comenzó a llover y llover y en ese momento, sin pensarlo yo, me dio un beso, un beso de amor inimaginable. Luego me abrazó, tiernamente y me pronunció unas palabras que jamás podré olvidar: "La única cosa que te pido es que te quedes conmigo".





AMIGO DE LA TRISTEZA



Sentado en el lúgubre sofá de una biblioteca abandonada, se encuentra un hombre desventurado, algunos lo toman por demente total, pero no es así.

Llora por no ser amado ni querido, no lo aprecia ni su esposa ni su amante, y aún peor... ¡Ni su propia madre! Se siente inútil, inservible para el mundo, no le importan las heridas de su cuerpo, pues más dolorosas son las del alma, porque ya nada le trae calma. ¿Quien fuera a saber que su consuelo es escuchar radionovelas con final triste?

Un día se sentó a tomar el té con la tristeza y ella le dijo:

-¿Que te parece la forma en la que te he tratado?

-¿Y todavía me lo peguntas? -Responde él -¿Que he hecho para merecer esto?

No he hecho merito alguno para recibir tu infortunada visita en mi vida... ¡Déjame!

Sabes tú muy bien que a 20km de mi casa esté el mar, aquel elemento liquido, sombrío y tenebroso por las noches. Me lanzaré hacia él. Lo haré, sabiendo que aquel conjunto de aguas tristes, alejará mi existir de la playa, de la ciudad, de la biblioteca, de la calle, del amor.





Embarcamos nuevamente en el avión y era hora del regreso, pues el trencito estaba cansado. Así que ya en tierra y al tranquito lento, la locomotora llegó hasta el andén pampa. Y aquí los espera con sus poemas y sus cuentos (más una minibiografía). Pueden enviarlo a: letrasenelanden@gmail.com

Nos estamos reencontrando !!!!

Un abrazo